¿Que debemos saber de la norma ISO 9001?

ISO 9001 es una norma de sistemas de gestión de la calidad (SGC) que se centra en todos los elementos de administración de calidad con los que una organización debe contar para tener un sistema efectivo que le permita administrar y mejorar sus productos y servicios.

Considerada como un referente mundial, la norma ISO 9001 fija principios fundamentales de gestión de calidad que ayudan a las organizaciones a controlar y mejorar su rendimiento y conducirlos hacia la eficiencia, la excelencia de sus productos y la optimizan de su servicio al cliente. Estos principios son: enfoque al cliente, liderazgo, participación del personal, enfoque basado en los procesos, enfoque de sistema para la gestión, mejora continua, enfoque basado en la toma de decisiones y las buenas relaciones con el proveedor.

Regula el sistema con la finalidad de brindar un servicio de calidad.


BENEFICIOS DE LAS NORMAS ISO

A continuación os dejamos de manera general todo aquello que las normas ISO pueden implicar para nuestra empresa.

1. Proceso de producción más efectivo, que implicará una mejora de nuestra productividad. La mejora de la productividad revierte directamente en una importante reducción de costes, en términos económicos y de tiempo. Trabajamos más y lo hacemos de forma más eficiente.

2. Mejora de la rentabilidad. Esto es una consecuencia directa de lo anterior. Si producimos más, mejor y de forma más barata, estaremos mejorando nuestra rentabilidad.

3. Mejora la confianza de nuestros clientes. Una empresa que ha implantado las normas ISO, tiene garantizada unos estándares de calidad que han sido certificados por un ente externo. Lo que dará más confianza a los clientes, que decidirán optar por nuestra empresa antes que por otra que no cumpla estos requisitos.

4. Una alta dirección comprometida con el proceso interno de la empresa, con la mejora continua y la calidad. En definitiva, una dirección responsable y comprometida con el trabajo que se realiza en su empresa.

5. Trabajadores más motivados. Obviamente, si la dirección está comprometida, los trabajadores y empleados también lo estarán. Además podrán mejorar sus perfiles laborales para adaptarse a las exigencias de la certificación ISO a través de procesos de formación.

6. Mejor imagen. Una empresa que ha implantado las normas ISO de manera satisfactoria, está ofreciendo una mejor imagen a todos los sectores y ámbitos que la rodean. Podríamos decir que su publicidad hacia fuera es mejor, por lo que estar certificado puede ser utilizado también como una potente herramienta de marketing que en definitiva implique mejores resultados y mejores ventas.