¿Cómo funciona el césped sintético para el fútbol?

El césped sintético en el futbol es un sistema, no sólo un material. Es decir, para funcionar requiere una serie de componentes que lo hacen funcionar correctamente..

1.- Tenemos el césped sintético en si mismo, como sale de la fábrica, que es una base textil con fibra de polietileno tejidas a esta que simulan el césped natural. Cuando se instala se debe hacer sobre una base granular compactada que garantice que no se va a deformar en el tiempo y que va a poder drenar el agua según la zona donde se instale. Debe estar correctamente nivelada y ser plana (una base mal hecha puede causar el deterioro del césped, como lesiones a los jugadores por tener irregularidades la base).

EL césped sintético se coloca sobre la base granular y sobre este (entre las fibras) se coloca un relleno granular consistente en arena sílice y caucho. Generalmente utilizamos 8 kg/m2 de caucho granulado y 20 kg/m2 de arena sílice. La arena estabiliza la base, es decir, da peso a la superficie para que no se mueva. El caucho le da flexibilidad a la base, haciéndola flexible para proteger las articulaciones de los jugadores logrando propiedades biomecánicas muy similares a los campos de pasto natural en perfecto estado, principal ventaja de este material para usos deportivos. (La arena de rio o arena lavada ha suplido

a la arena de sílice)

La altura del relleno es muy importante para garantizar la durabilidad de la grama sintética. Al ser pisado, parte de la fricción de la pisada se transmite a las Fibra y parte al relleno, a menor cantidad de relleno habrá más abrasión sobre las fibras y esto reducirá la durabilidad del producto. Generalmente consideramos aceptable una altura de relleno total equivalente al 80 % de la altura de la Fibra. Una grama sintética bien instalado es una superficie que se ve como el pasto natural pero es más flexible y plana, lo que permite un uso cómodo para los usuarios y excelentes propiedades deportivas (velocidad de rodadura de la pelota, altura de rebote, fricción).

Una buena instalación debe garantizar que la superficie mantendrá sus condiciones de juego favorables durante varios años.

17 vistas